Lunes , 25 mayo 2020
últimas noticias
Inicio / Gatos / Cuidados / Consejos para convivir con un gato

Consejos para convivir con un gato

Desde hace a penas cincuenta años los hogares han empezado a abrir sus puertas a los gatos como animales de compañía. Hasta entonces, estos animales convivían en una especie de semi-libertad, en la que su comportamiento poco influía en nuestro modo de vida. Ahora necesitamos aprender a que ambas especies convivamos íntimamente en armonía.

Gato en la cama

Por norma general, se tiende a creer que el gato es como un perro pequeño. Se espera de ellos una reacción que es «natural del perro», y se les intenta educar cómo se haría con un perro, ese es el principal error. Porque después de varios fracasos, lo más común es culpabilizar al felino de su actitud «pasota» y eso causa elevados números de abandonos. Vamos a comentar unos consejos para poder alcanzar una buena convivencia y entendimiento con tu felino. Aunque debemos destacar que cada gato es un mundo y no siempre funcionará lo mismo con todos.

Higiene gatuna

Convivir con un gato no es tarea fácil, seguro que para ellos tampoco lo será convivir con un humano.

Lo primero que nos preocupa cuándo un gatito entra en nuestra vida es saber lo que va a necesitar y lo que nosotros vamos a necesitar para poder convivir bien.

Manicura gatuna

La gran duda es si debemos o no cortarle las uñas a nuestros gatos. Si es imprescindible cortárselas o las necesitan para su supervivencia. Sin duda las uñas son fundamentales para ellos porque les aportan equilibrio, les facilitan el agarre en superficies inclinadas y les ayudan a transmitir su estado de ánimo, cansancio, disposición a atacar, tensión, relajación, marcación de territorio, reclamo de cariño, etc.  Aun así, podemos acortárselas ligeramente y mantenerlas cuidadas por su propio bienestar, siempre siguiendo unas pautas y con mucha atención.

El momento

¿Cómo sabemos si nuestro compi felino tiene las uñas largas para poder cortárselas?

  • Si está descansando y las uñas sobresalen, es síntoma de que las tiene demasiado largas.
  • Si cuando camina observamos alguna cojera determinada o cierta incomodidad al caminar, se las debemos cortar para que no se le claven en sus almohadillas plantares.

Hábito

Acostumbrar al gato a que permita que le corten las uñas es realmente conveniente para facilitar el proceso.

  • Es aconsejable presionarle la zona de las garras antes de comenzar a cortárselas, porque es una zona muy sensible y así se van acostumbrando a la sensación.
  • Acompañar la presión anteriormente descrita con algún premio, garantizará que el animal asocie esa situación con un momento positivo.

Cómo cortarlas

Gato desperezándoseEl corte de las uñas del gato nunca debe ser excesivo, ya que podríamos romperle los vasos sanguíneos, causándole dolor y sangrado a nuestro compi felino.

  • La primera vez, recomendamos acudir al veterinario para observar cada paso que realiza una persona experimentada y profesional.
  • Cuando lo vayamos a hacer nosotros, quitaremos la parte más transparente de la uña. Es preferible hacer cortes pequeños e ir quitando uña poco a poco, que pasarse haciendo un corte más grande.
  • En caso de haber cortado más de la cuenta, tendremos a mano barritas de nitrato de plata o polvo estíptico, que son materiales muy útiles para calmar hemorragias. Le podemos pedir al veterinario que nos lo recete como previsión.

Peluquería gatuna

Los gatos suelen ocupar unas 8 horas diárias en su propia limpieza. Gran parte del día la dedican a asearse y acicalarse. Por eso mismo, nosotros no recomendamos bañarlos muy a menudo, a menos que sea realmente necesario o en casos concretos. Sin embargo, os daremos unas ideas a tener en cuenta cuándo vayamos a darle un chapuzón a nuestro amigo felino.

  • Hazlo con tiempo suficiente para que sea un momento tranquilo y relajado.
  • El lugar elegido debe ser adecuado para que el gato quepa bien y no se pueda enganchar las patitas. Lo mejor es bañarlo en la bañera o la ducha. Pues el fregadero no está diseñado para dar duchas, y puede ser peligroso para los gatitos, pudiendo quedar atascados en el desagüe, golpearse con el grifo, etc.
  • Los productos que usemos deben ser específicos para el gato, ya que el PH del gato es distinto que el de las personas.
  • Ser precavidos no está de más. Tener a mano la toalla, el cepillo, los jabones, la alfombra, el secador, y todo lo que vayas a necesitar.
  • Nunca ducharemos a nuestro minino con agua caliente ni con agua fría. Para que sea agradable a su temperatura corporal el agua estará entre 35-39ºC.
  • Cuando vayas a entrar al gato en el agua, hazlo con calma y poco a poco. Evitando todo el estrés posible.
  • Después de la ducha y del secado, debemos cepillarlo para eliminar los restos de pelo suelto que le queden. Es bueno cepillarlo a menudo para que se acostumbre a la manipulación por nuestra parte, así el baño será una tarea menos complicada.

Socialización gatuna

La socialización de un gato depende de muchos factores, de los cuales algunos no dependen de nosotros. Como por ejemplo la genética del gato, lo que afectará en gran medida a su carácter cuando éste sea adulto. O la estimulación que el gatito reciba las primeras semanas de impronta o imprinting, que es cómo se denomina el breve periodo de tiempo en el que el cachorro inicia la exploración sensorial, interacción con el entorno y relación con sus congéneres. Con esto queremos destacar que el resultado no va a depender solo de nuestro empeño e interés en ayudar a socializar al gato, sino que se puede ver afectado por otras circunstancias.

Preparación

Cuándo el felino es todavía cachorro, debemos acostumbrarlo a tener visitas, a ser acariciado por personas “externas” a su zona de confort, y a jugar con otros animales, gatos u otras especies. En el momento en que son pequeños, aprenden a identificarse con los de su especie, comunicarse con ellos, comprender su lenguaje gestual y tienden a imitar los comportamientos que observan en los adultos de referencia.Gatito pequeño

En esta época el minino es cuando está más receptivo, y debemos aprovechar eso para acostumbrarlo a las visitas, de manera que las relacione con un momento positivo y agradable. Esto ayudará a que las visitas al veterinario sean más llevaderas, ya que estará habituado a que lo “manoseen”. Aunque queremos destacar que existe una idea equivocada en muchos de nosotros, ya que se tiende a pensar que «cuanto más pequeños sean al llegar a casa, mejor se acostumbrarán a vivir con humanos». Y eso es completamente erróneo, pues los cachorros necesitan de su madre y hermanos (si los hay) para entender que es un gato y aprender a actuar como tal, de lo contrario pueden desarrollar una hiper-dependencia de sus dueños humanos.

Hábito

El secreto de la educación de las mascotas está en la rutina. Los juegos son fundamentales para ayudar en la socialización de los gatos, por eso debemos sacar todos los días un ratito para jugar con ellos y mantenerlo como rutina, de esa forma asociará jugar y pasar tiempo con humanos como parte de su vida y hábitos. Cuando observemos que nuestro felino ya está acostumbrado a estar con otras personas, es el momento de presentarle otros animales. Como todo en esta vida, esto requiere de tiempo y dedicación. Teniendo paciencia podremos conseguir tener un minino completamente socializado. Sé constante y no desesperes.

Poner límites

Los gatos son animales independientes que no entienden de límites, y que por naturaleza son curiosos. Por eso, desde pequeños debemos educarles “limitando” el espacio en el que se les permite estar, controlando los espacios que pueden o no pisar.

¿Cómo lo podemos conseguir? Debemos intentar convencerles de que lo que queremos para ellos les conviene. Cogiendo un objetivo que es nuestro y convirtiéndolo en suyo. Es decir, si queremos que no se suba a la encimera de la cocina cuando estemos cocinando, impregnaremos la zona con miel o algún producto pegajoso, dado que los gatos detestan pringarse las patitas, y así convertimos nuestro objetivo “que no se suba a la encimera”, en su objetivo “no quiero pringarme las patitas y no me subiré ahí”.

De esta manera, hacemos suyos nuestros objetivos.

Premiarlos

La diferencia entre perros y gatos en este aspecto es bastante notable, ya que los perros por defecto tienden a seguir y obedecer las órdenes de un líder, sin necesidad de premiarles. Los gatos actúan de forma muy diferente. Si creen que puede ser beneficioso para ellos, lo repetirán, sino no. Por eso, los premios que les demos deben ser sanos y sabrosos, para que lo entiendan y quieran repetir por tener el placer de volver a ser premiados.

Los snack de Catit Creamy son cremosos, hidratantes y tienen alto contenido en carne y aminoácidos, lo que no solo sirve como premio, sino que les alimenta y sacia. Además, este tipo de recompensas ayudan también en la tarea de socialización porque dependen de ti para poder tomarlo, dándoselo directamente de la monodosis o en un platito.

Estimulación

El Catnip, también llamado científicamente como nepeta cataria, es una hierba aromática que suele generar un olor característico que atrae a los gatos, provocando que olfateen la hierba, se froten con ella e incluso quieran comérsela. Esta planta tiene un efecto placentero y altamente estimulante para los gatos, lo que nos puede venir muy bien en la educación de nuestro gato.

Gatito jugando

El Catnip puede convertir a tu tigre en un gatito juguetón. Por eso utilizar juguetes, rascadores y laberintos que lleven esencia de aceite de catnip, logra su estimulación durante la realización de su ejercicio habitual y les crea mayor motivación. El contacto con la nepeta cataria, hace que se relajen y experimenten una sensación de bienestar, liberando el estrés ocasionado por estar muchas horas encerrados en casa. Catit ofrece una amplia variedad de juguetes con catnip o dispensador del aceite, para poder usarlo en los juguetes y rascadores que ya tengas.

La estimulación que el catnip les causa, ayuda a que liberen energía y endorfinas, así cuando se les pasa el efecto de la planta, están más tranquilos y sociables.

También te puede interesar: Los gatos en otoño, muda de pelo y cuidados básicos

Conocer a nuestro animal de compañía es lo más importante para logar un buen entendimiento entre ambos y actuar en consecuencia. Los perros son seres sociales que llevan en su genética el agradar y obedecer a sus líderes. Saben que si hay una norma impuesta por el líder, hay que obedecerla. En cambio, los gatos, en estado silvestre, son animales solitarios que no deben obediencia a nada más que a sus propios instintos, lo llevan en su herencia genética.

Como habrás podido comprobar, educar a un gato es básicamente negociar con él, haciéndole ver que lo que nos conviene también es bueno para él. Usar trucos será nuestra baza para que ellos mismos decidan hacer lo que queremos que hagan. Cada propietario conoce a su gato y acaba adquiriendo sus propios trucos.

Esperamos que estos tips te hayan servido de ayuda y si conoces más trucos y detalles, no dudes en ponerlo en los comentarios ⇓ Estaremos encantados de leerlos.

Te puede interesar

vision de Los Gatos

5 curiosidades acerca de los ojos de gato

1. Los gatos nacen sin poder ver y con los ojos cerrados Los ojos de gato …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR